Esquizofrenia

Nuevo fármaco experimental contra el déficit cognitivo en la esquizofrenia

Publicado hace 10 días por Un ensayo para mí

Conoce cómo actúa la iclepertina, que promete recuperar las capacidades de aprendizaje, memoria y cognición social en los pacientes con esquizofrenia.

Conoce cómo actúa la iclepertina, que promete recuperar las capacidades de aprendizaje, memoria y cognición social en los pacientes con esquizofrenia.
Imagen ilustrativa – Canva.com

Todavía se discute cuáles son las causas de la esquizofrenia, la enfermedad psiquiátrica más grave que se conoce. Una de las hipótesis más firmes es que se debe a un desequilibrio de ciertos neurotransmisores, moléculas encargadas de llevar mensajes entre las células nerviosas (neuronas). 

Dos neurotransmisores son claves en la esquizofrenia: la dopamina y el glutamato. Por un lado, la dopamina está asociada a los llamados “síntomas positivos” que experimentan los pacientes: las alucinaciones y los delirios. La mayoría de los medicamentos  “antipsicóticos” actúan sobre esta vía de la dopamina. Por el otro lado, el glutamato parece estar involucrado con los “síntomas negativos” de la esquizofrenia: la falta de motivación, la apatía, el retraimiento social, la limitación de la expresión afectiva y, también,  con la pérdida de funciones cognitivas. 

Se han diseñado diversos fármacos para modular la recepción del glutamato en distintas partes del cerebro: en el lóbulo frontal de la corteza cerebral; en el sistema límbico que regula las emociones; en el hipocampo que participa en la memoria;  y en la glía,  un tejido nervioso de sostén formado por células de forma estrellada. 

En particular, actualmente se destacan las drogas experimentales que modulan al receptor del glutamato conocido por las siglas NMDAR en los astrocitos, una de las células de sostén que están en permanente “diálogo” con las neuronas de su alrededor. Es allí a donde apuntan los fármacos innovadores para remediar el déficit cognitivo en la esquizofrenia

Objetivo glutamato

El sistema de señales bioquímicas que activa al receptor NMDAR para transmitir mensajes nerviosos es muy complejo. Además del glutamato, que tiene una función excitatoria, se requiere de otro aminoácido muy simple, llamado “glicina”, para activar al receptor NMDAR en las células nerviosas de ciertas regiones del cerebro. 

Ambos aminoácidos –el glutamato y la glicina- suelen mantener una concentración muy delicada en el espacio que existe entre las neuronas (sinapsis). Esta concentración puede manipularse por distintas vías para mejorar la función de los receptores del glutamato,  que están alterados en la esquizofrenia. 

Aumentar  la disponibilidad de estos aminoácidos en el espacio sináptico –inhibiendo a las moléculas que los transportan de regreso al interior de las células nerviosas-  podría contrarrestar los déficits cognitivos de los pacientes con esquizofrenia, apuestan los investigadores. Con drogas específicas se podría mejorar la transmisión nerviosa, la plasticidad de las neuronas para establecer nuevas conexiones cerebrales, la memoria, el aprendizaje  y otras funciones cognitivas. También se podría recuperar la cognición social de los pacientes, permitiéndoles volver a relacionarse con los otros y participar en actividades laborales y educativas.

Ensayo en América Latina

El estudio CONNEX, que se lleva a cabo en distintos países del mundo, permitirá saber si un nuevo fármaco –técnicamente conocido como inhibidor del transportador de glicina GlyT1-  es eficaz y seguro para mejorar la recepción del glutamato en ciertas regiones del cerebro y para recuperar las funciones cognitivas afectadas por la esquizofrenia. De esta manera, los pacientes podrían utilizar el fármaco innovador junto con los medicamentos antipsicóticos tradicionales para ganar independencia y realizar sus actividades cotidianas.  

En este ensayo clínico, aprobado por comités de ética mundiales, se ofrecerá a un grupo de pacientes esquizofrénicos de ambos sexos una píldora diaria con el compuesto BI 425809 – nombrado “iclepertina”  y desarrollado por el laboratorio Boheringer Ingelhelm- durante 26 semanas, junto con su medicación habitual. Mientras tanto, un grupo semejante recibirá un placebo. Antes y después del ensayo se les realizarán distintos tests neurocognitivos. 

Los voluntarios para este ensayo deben tener entre 18 y 50 años,  tienen que haber sido diagnosticados por un especialista y encontrarse en situación estable. La participación de un cuidador es indispensable para sostener el compromiso durante el tiempo de prueba (8 meses). El ensayo de fase 3 de la iclepertina se realizará en consultorios especializados para tal fin distribuidos en distintas partes del mundo, y también en la Argentina, Chile, Colombia y México. 

INFORMACIÓN CONNEX ARGENTINA INFORMACIÓN CONNEX CHILE INFORMACIÓN CONNEX COLOMBIA INFORMACIÓN CONNEX MÉXICO
Referencias bibliográficas:

Pei JC, Luo DZ, Gau SS, Chang CY, Lai WS. Directly and Indirectly Targeting the Glycine Modulatory Site to Modulate NMDA Receptor Function to Address Unmet Medical Needs of Patients With Schizophrenia. Front Psychiatry. 2021 Oct 1;12:742058. doi: 10.3389/fpsyt.2021.742058. 

Rosenbrock H, Desch M, Kleiner O, Dorner-Ciossek C, Schmid B, Keller S, et al. Evaluation of pharmacokinetics and pharmacodynamics of BI 425809, a novel GlyT1 inhibitor: translational studies. Clin Transl Sci. (2018) 11:616–23. doi: 10.1111/cts.12578

Singer P, Dubroqua S, Yee BK. Inhibition of glycine transporter 1: The yellow brick road to new schizophrenia therapy? Curr Pharm Des. 2015;21(26):3771-87. doi: 10.2174/1381612821666150724100952. PMID: 26205290.

Veselinović T, Neuner I. Progress and Pitfalls in Developing Agents to Treat Neurocognitive Deficits Associated with Schizophrenia. CNS Drugs. 2022 Aug;36(8):819-858. doi: 10.1007/s40263-022-00935-z. Epub 2022 Jul 13. PMID: 35831706; PMCID: PMC9345797.