Cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón: Dos nuevos acusados

Publicado hace 8 meses por Un ensayo para mí

Todos culpan al cigarrillo pero hay otros dos sospechosos de contribuir a desarrollar la enfermedad maligna. Descubrí qué rol tienen la inflamación y la depresión en el cáncer de pulmón.

Fumar es uno de los principales factores para sufrir un cáncer de pulmón, especialmente el de células no pequeñas (conocido por las siglas NSCLC). Sin embargo, los científicos han descubierto recientemente que hay otros marcadores que inciden también en el riesgo de malignización del tejido de pulmones y su posible evolución. Se trata de la depresión de los pacientes y la inflamación que padecen a nivel sistémico y crónico

A diferencia de lo que se cree, las dimensiones biológicas corren estrechamente unidas a las psicológicas en el cáncer de pulmón avanzado. El factor psicológico es tan o más importante que el físico a la hora de determinar el éxito del tratamiento y la sobrevida de los pacientes.  

Se estima que entre el 7 y el 23% de las personas con cáncer sufren depresión, pero la proporción se eleva hasta el 44% si el cáncer es de pulmón. Muchos pacientes tienen baja autoestima y lidian con sentimientos de culpa, además de tristeza y ansiedad. Además, enfrentan a veces la estigmatización social por ser (o haber sido) fumadores y estar enfermos. 

Los pacientes con depresión moderada a severa son 2 a 3 veces más propensos a tener niveles de inflamación que predicen una mala supervivencia, según recientes estudios. 

Depresión e inflamación

Psicólogos especializados en cáncer de la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, decidieron investigar la conexión entre la depresión y el mal pronóstico del cáncer de pulmón. Se sabe que los pacientes con esta enfermedad padecen altas tasas de depresión –se estima que un tercio de los pacientes están deprimidos al momento del diagnóstico oncológico- y, muchas veces, no responden bien ni siquiera a los más avanzados tratamientos inmunológicos del cáncer. 

Junto con la depresión, los pacientes con cáncer de pulmón también desarrollan respuestas inmunológicas alteradas a nivel de todo el organismo (sistémicas) y también en el entorno del tumor. La inflamación se manifiesta por un aumento en los glóbulos blancos conocidos como neutrófilos y por una disminución de la circulación de linfocitos. También se registra un aumento de plaquetas en la sangre, lo que contribuye al crecimiento del tumor. 

Para estudiar cuánto influyen todos estos factores en la supervivencia de los pacientes, los investigadores norteamericanos midieron tres tipos de marcadores de inflamación en la sangre: la cantidad y la relación entre neutrófilos y linfocitos; entre plaquetas y linfocitos; y el indicador conocido por la sigla ALI (Advanced Lung Cancer Index), que toma en cuenta no sólo el número de células defensivas sino también el estado nutricional del paciente.  Así descubrieron que los pacientes con depresión moderada o severa son dos a tres veces más propensos a tener niveles negativos de estos tres marcadores.

La depresión, entonces, no sólo se asocia con la inflamación sino que también permite pronosticar la evolución y supervivencia de los pacientes a dos años. La depresión –la falta de esperanza, el desgano, la tristeza- puede influir más de lo que se cree en la eficacia del tratamiento anticancerígeno, subrayan los psicólogos norteamericanos liderados por Barbara Andersen. 

Los psico-oncólogos subrayan la importancia de tratar la depresión tempranamente para colaborar con el tratamiento farmacológico del cáncer. Para ello, existen grupos de sostén y autoayuda, terapia psicológica y psiquiátrica, y fármacos antidepresivos de distinto tipo. 

Estudios muestran también que la ejercitación, aunque sea en el hogar, contribuye a mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer de pulmón. Por último, es fundamental proteger el sueño y no perturbar los ritmos circadianos de estos pacientes para obtener mejores resultados en el tratamiento. 

Referencias bibliográficas

Andersen BL, Myers J, Blevins T, Park KR, Smith RM, Reisinger S, et al. (2023) Depression in association with neutrophil-to-lymphocyte, platelet-to-lymphocyte, and advanced lung cancer inflammation index biomarkers predicting lung cancer survival. PLoS ONE 18(2): e0282206. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0282206

Andersen, Barbara L. PhD; McElroy, Joseph P. PhD; Carbone, David P. MD, PhD; et al. (2022) Psychological Symptom Trajectories and Non–Small Cell Lung Cancer Survival: A Joint Model Analysis. Psychosomatic Medicine 84(2):p 215-223, 2/3 2022. | DOI: 10.1097/PSY.0000000000001027

Gonzalez BD, Jacobsen PB. Depression in lung cancer patients: the role of perceived stigma: Depression in lung cancer patientsPsycho-Oncology. 2012;21(3):239-246. doi:10.1002/pon.1882