Esclerosis sistémica

¿Qué pasa en el cuerpo de alguien que tiene esclerodermia?

Publicado hace 15 días por Un ensayo para mí

A lo largo de la enfermedad, las personas que padecen esclerodermia van transitando diferentes síntomas en el cuerpo.

La esclerodermia (esclerosis sistémica) es una enfermedad autoinmune que afecta al cuerpo más allá de la piel endurecida, manifestando numerosos trastornos que afectan la calidad de vida y salud de los pacientes.

Los indicios de la esclerodermia cuando van transitando por el cuerpo pueden incluso pasar inadvertido por el paciente o se confunden con otras dolencias.

Los síntomas en el cuerpo de una persona con esclerodermia

1. Daños vasculares y problemas circulatorios

En las etapas iniciales de la esclerodermia, los pacientes experimentan daños en los vasos sanguíneos, desencadenando inflamación y afectando la circulación sanguínea.

Este fenómeno se manifiesta con el conocido “fenómeno de Raynaud”, donde los dedos cambian de color entre blanco, rojo y azul debido a la falta de flujo sanguíneo. Además, se observan “arañitas” (telangiectasias) en la cara, manos y tronco corporal, así como surcos alrededor de la boca.

El depósito de calcio en las capas subcutáneas de la piel puede llevar a la formación de úlceras y gangrenas en los extremos de los dedos.

2. Autoinmunidad

Con la progresión de la enfermedad se desencadena la autoinmunidad, un proceso en el cual el sistema inmunológico ataca erróneamente al propio organismo. Este fenómeno contribuye a la complejidad de la esclerodermia, afectando múltiples órganos y sistemas.

3. Fibrosis y endurecimiento de la piel y órganos

La etapa final de la esclerosis sistémica es la fibrosis, caracterizada por el endurecimiento de la piel y de los órganos internos. Este proceso afecta la elasticidad normal de los tejidos, comprometiendo la función normal de los órganos y reduciendo la oxigenación de los tejidos.

Te puede interesar: Esclerodermia y pulmones: ¿se puede evitar la fibrosis pulmonar?

Es fundamental destacar que el 85% de los pacientes con esclerodermia experimentan estos síntomas. Sin embargo, no todas las personas con manos azuladas padecen esta enfermedad. La comprensión temprana de los signos y síntomas puede ser crucial para un diagnóstico y tratamiento oportuno.

Más información

Una nueva oportunidad para pacientes con esclerosis sistémica

Científicos desarrollaron un tratamiento innovador que se probó en distintas enfermedades autoinmunes que producen fibrosis y alteraciones vasculares en los órganos.

Esta molécula se está probando ahora con pacientes en decenas de países del mundo, incluidos España, Argentina, Chile, México y Brasil.

El objetivo de este novedoso tratamiento es abordar el mecanismo subyacente que causa el engrosamiento progresivo de los órganos (fibrosis) y el daño a los pequeños vasos sanguíneos que irrigan el sistema respiratorio.

Pueden postularse para participar personas mayores de 18 años, diagnosticados con esclerodermia en los últimos cinco años y que presenten evidencia de enfermedad activa (engrosamiento de la piel en codos u otras áreas del cuerpo, así como úlceras en los dedos, sin hipertensión pulmonar).

Más información

Referencias bibliográficas:

Bairkdar M., Rossides M., Westerlind H., Hesselstrand R., Arkema E.V., Holmqvist M. Incidence and prevalence of systemic sclerosis globally: A comprehensive systematic review and meta-analysis. Rheumatology. 2021;60:3121–3133. doi: 10.1093/rheumatology/keab190

Bergamasco A, Hartmann N, Wallace L, Verpillat P. Epidemiology of systemic sclerosis and systemic sclerosis-associated interstitial lung disease. Clin Epidemiol. 2019 Apr 18;11:257-273. doi: 10.2147/CLEP.S191418. PMID: 31114386; PMCID: PMC6497473.

Volkmann, Elizabeth & Andréasson, Kristofer & Smith, Vanessa. (2022). Systemic sclerosis. The Lancet. 401. 10.1016/S0140-6736(22)01692-0.