Hígado grasoNASH

NASH, la enfermedad silenciosa de la vida moderna que afecta al hígado

Publicado hace 3 meses por Un ensayo para mí

Aunque los síntomas, a simple vista, resultan imperceptibles, esta enfermedad puede causar daño hepático irreversible: el 10% de las personas diagnosticadas con NASH presentan cirrosis.

NASH, la enfermedad silenciosa de la vida moderna que afecta al hígado
Imagen ilustrativa (Canva.com)

NASH (esteatohepatitis no alcohólica) es una enfermedad hepática que pertenece a la familia de la NAFLD: enfermedad del hígado graso no alcohólica y su aparición está estrechamente relacionada al estilo de vida moderno: dietas con altos niveles de azúcar y grasas y ejercicio físico insuficiente. 

El hígado transforma el azúcar en grasa y la almacena para usarlo en caso de que sea necesario. Pero cuando el consumo de azúcar y grasa es demasiado alto, el hígado produce y almacena grasa en exceso. El hígado graso es “grasa en el hígado” que genera una inflamación (esteatosis) que provoca una fibrosis; el estadío final es la cirrosis.

La NASH es una enfermedad asintomática, lo que significa que las personas no tienen ningún signo de ella hasta llegar a las etapas más avanzadas. El paciente no sabe que tiene esta patología hasta que el médico de cabecera encuentra indicios de hígado graso en los resultados de análisis de laboratorio y lo deriva a un hepatólogo. 

Pero hay un porcentaje de pacientes con NASH que no va al hepatólogo y, como no hay tratamiento específico para esta enfermedad, solo le recomiendan dieta y ejercicio, lo que funciona en muchos casos, sin embargo, no es suficiente en fases más avanzadas. La gran mayoría de los pacientes desconocen el riesgo del hígado graso: alrededor de un 10% de ellas llegan a la cirrosis.

En etapas más avanzadas, algunos pacientes pueden presentar molestias moderadas en la región superior derecha del abdomen y/o fatiga. También se pueden observar algunos síntomas como:

  • Pérdida del apetito
  • Hinchazón de las piernas
  • Confusión y/o dificultad en el habla
  • Coloración amarillenta de la piel y de los ojos (ictericia) 
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)

¿Cuáles son los factores de riesgo de la NASH?

Personas con sobrepeso, obesidad, hipertensión y diabetes tipo 2 tienen alto riesgo de padecer NASH y por esta razón se la califica como una enfermedad “metabólica”. 

El hígado está en el centro de todos los procesos metabólicos. Cuando está afectado por la NASH, se daña, se inflama y libera al torrente sanguíneo moléculas que pueden ser especialmente dañinas para el sistema cardiovascular.

Es por eso que, si bien un porcentaje de personas con NASH llegan a cirrosis o presentan daño hepático irreversible, el mayor peligro para los pacientes es el riesgo de una enfermedad o evento cardiovascular.

Investigación médica de un nuevo tratamiento para la NASH 

Esta enfermedad no tiene tratamiento. Por eso, la Ciencia estudia una droga denominada MK-3655, un anticuerpo monoclonal, es decir, un medicamento muy específico, que actúa a nivel hepático para frenar la inflamación y la fibrosis en el hígado.

Este ensayo clínico en fase II estudia la seguridad y eficacia del medicamento en investigación en casos de fibrosis grado 2 y grado 3. En general, los pacientes desconocen su cuadro, porque para saber con certeza el grado de fibrosis se requiere de una biopsia (que en la mayoría de los casos no se realiza). 

Personas diagnosticadas con NASH (hígado graso) radicadas en Argentina pueden postularse para participar, sin ningún costo, de esta investigación médica. Además, los pacientes acceden a visitas frecuentes con médicos especialistas y análisis de laboratorio necesarios.

Para solicitar más información, pueden escribir un e-mail a info@unensayoparami.org

Fuentes:

The NASH Education Program

Centro de Investigaciones Clínicas Mar del Plata

Clinicaltrials.gov