Sexualidad y enfermedades autoinmunes: cómo equilibrar el deseo

Publicado hace 26 días por Un ensayo para mí

Descubre cómo las personas con enfermedades autoinmunes o discapacidades viven su sexualidad, incluyendo los cambios físicos, las sensaciones, la comunicación y la planificación.

La sexualidad suele estar asociada a un ideal estereotipado, es por ello que es fundamental explorar y también comprender cómo personas con enfermedades autoinmunes o discapacidades, experimentan y viven su sexualidad.

Sobretodo aún teniendo en cuenta que muchas veces las preocupaciones, los miedos y dudas acerca desde la sexualidad, no son abordados desde en un consultorio médico.

En Un Ensayo para Mí realizamos una entrevista en vivo con la Lic. Jennifer Selles (MN:61019 MP:63102), especializada en sexología, en la que trató sobre cómo los pacientes pueden atravesar sus cambios físicos, las sensaciones, la comunicación con el otro y sobretodo la importancia de la planificación.

“Las personas que tienen algún tipo de enfermedad autoinmune o alguna discapacidad, se ven excluidas del imaginario del deseo dominante y eso las impulsa a explorar otras prácticas, y muchas veces esto puede ser una oportunidad para ampliar la sexualidad”, expresó Jennifer Selles.

Los importancia de los estímulos en la sexualidad

Uno de los puntos clave abordados fue la diversidad de estímulos sexuales y las diferentes modalidades de deseo. Selles explicó cómo el deseo puede ser post-excitatorio, activándose a través de estímulos inesperados, y la importancia de indagar si estos estímulos están presentes en las relaciones de pareja, especialmente cuando se enfrentan desafíos de salud.

“Quizás dejan de estimularse mutuamente a veces las personas que acompañan a alguien con enfermedad inmune, dejan de tener la iniciativa porque no quieren presionar a la otra persona, no saben si ese día está dolorido o no”, remarcó sobre la importancia de la comunicación en la pareja y encontrar los momentos, la planificación.

La planificación del deseo

Muchas veces las parejas no pierden el interés sexual, o hay falta de comunicación, sino que también no existe lugar a la planificación. Este punto es interesante de destacar, ya que muchas veces es importante encontrar el comfort de este encuentro.

La sexóloga resaltó que existe la necesidad de la planificación en la sexualidad, desmitificando la idea de que debe ser espontánea. “La planificación ayuda muchísimo al deseo”, afirmó Selles, destacando cómo anticipar encuentros sexuales puede ser una forma natural de fortalecer la conexión y la intimidad.

“El deseo es sube y baja, por lo que la planificación ayuda muchísimo al deseo. Es un mito que la la sexualidad tiene que ser espontánea o que se pierde la naturalidad. No hay nada de natural en el encuentro sexual”, expresó.

“Incluso en los primeros encuentros sexuales lo planificamos un montón, porque estamos anticipando ese encuentro, nos cambiábamos, ya sabemos que iba a pasar algo”, explica Selles en relación a la importancia de la planificación.

En relación a las enfermedades autoinmunes este punto también es importante ya que además el avance del diagnóstico puede verse acompañado de diferentes sentir. “El deseo puede verse afectado por los cambios físicos. La fatiga crónica es un gran factor que incide contra el deseo, o también existen dolores articulares y eventos adversos de algunos medicamentos que repercuten en la sexualidad”, resalta.

Los cambios en el cuerpo y los roles

Los cambios físicos y emocionales asociados con las enfermedades autoinmunes, muchas veces son factores que impactan en el deseo de los pacientes y de sus parejas: desde la fatiga crónica hasta los efectos secundarios de los medicamentos.

Sin embargo, la sexóloga Jennifer Selles subrayó que por eso es relevante tener en cuenta la importancia de una comunicación abierta y comprensiva.

“Siempre me parece importante hablar de la sexualidad más allá de la genitalidad. El deseo puede verse afectado por los cambios. La fatiga es un gran factor que incide contra el deseo”, resaltó la sexóloga.

Además, destaca: “Tener fatiga repercute directamente en el deseo y muchos diagnósticos cursan fatiga crónica o dolores articulares, estos eventos adversos de algunos medicamentos repercuten en la sexualidad”.

Por otro lado, destacó la necesidad de desarmar patrones estéticos preestablecidos y fomentar la autoestima y el empoderamiento: “Los aspectos psicológicos sociales y culturales de la enfermedad, tiene que ver con cuál es la imagen de nosotros mismos”.

“Es importante percibirnos como personas deseables y deseantes. Eso tiene que ver con el autoestima, pero también con desarmar determinados patrones estéticos de cómo tendríamos que vernos y cómo tendríamos tener relaciones sexuales”, subrayó.

Repensar la sexualidad: un nuevo camino

Como punto de conclusión en relación a la sexualidad y el deseo en aquellos pacientes que tienen enfermedades autoinmunes, Jennifer Selles se refirió a un contexto más amplio y diverso, desafiando la noción coitocentrista de la sexualidad, explorando nuevas formas de placer y conexión corporal.

“La comunicación podemos pensarla como una herramienta, sobretodo para desarmar la sexualidad coitocentrista, que está basada en la penetración”, enfatizó, buscando resaltar la importancia de comunicación, exploración y autoaceptación en el camino hacia una sexualidad más inclusiva y satisfactoria.

“La exploración de otras partes del cuerpo, todo lo que tiene que ver con masajes, estiramientos e incluir la ducha, muchas veces ayuda como parte del encuentro sexual. Ir relajando sobre todo a quiénes tienen alguna dificultad o dolor muscular, ir relajando el cuerpo. Eso también forma parte del encuentro sexual”, expresa.

Como conclusión, remarca: “Es importante apropiarnos de nuestro cuerpo desde otro lugar, porque a veces el diagnóstico nos lleva a una relación con el muy megatizada por el dolor. Es una forma de vincularnos de otro modo con nuestro cuerpo”.

Para ver el LIVE puedes ingresar >> AQUÍ