Esquizofrenia

8 mitos sobre la esquizofrenia

Publicado hace 7 meses por Un ensayo para mí

La más grave de las enfermedades mentales arrastra leyendas de violencia y satanismo. Pero lo cierto es que este trastorno puede tratarse cada vez mejor y muchos pacientes pueden llevar una vida normal. Conoce más sobre la esquizofrenia y desarma tus prejuicios.

8 mitos sobre la esquizofrenia

Lejos de los mitos que asociaban a las personas que sufrían esquizofrenia con brujerías, demonios y encierro, la enfermedad mental hoy es vista por los profesionales como tantas otras patologías crónicas que cursan con brotes y períodos de relativa estabilidad, como la esclerosis múltiple. Sin embargo, de la mano de viejas películas y noticias sensacionalistas, la esquizofrenia todavía se asocia con personas agresivas, delincuencia, consumo de sustancias ilegales y toda clase de peligros. 

Según la Organización Mundial de la Salud, existen alrededor de 21 millones de personas con esquizofrenia, 400.000 de las cuales viven en España

Mientras haya tantos prejuicios y estereotipos sobre los pacientes que sufren esta enfermedad, más se aíslan y evitan ser diagnosticados para recibir un tratamiento adecuado. De ahí la importancia de desmitificar las creencias erróneas y los mitos que rodean a este trastorno de tipo psicótico, de modo de tratar a los pacientes e integrarlos a la vida social. 

Entre los mitos más frecuentes, figuran los siguientes:

Mito 1: Los pacientes con esquizofrenia son violentos

Los pacientes con esquizofrenia son violentos

La esquizofrenia generalmente se manifiesta en la juventud: un 70% de los casos en Gran Bretaña se identifican entre los 16 y los 25 años. La adolescencia es una etapa de por sí caracterizada por la rebeldía y los consumos de sustancias ilegales, por lo cual se ha asociado a la esquizofrenia con la violencia y la adicción, aunque son asuntos diferentes. 

Si bien hay pacientes que experimentan ideas delirantes y alucinaciones visuales o auditivas (“voces”) que, según alegan, los “obligan” a hacer cosas, la esquizofrenia no se caracteriza especialmente por la agresividad sino por el aislamiento y la disociación entre el pensamiento y las emociones. De hecho, hay estudios científicos que muestran que los pacientes psicóticos son más víctimas de autolesiones y de  la violencia social que causantes de ella. 

Recientes estudios revelan que las personas con esquizofrenia tienen un mayor riesgo de cometer homicidios que las personas que no sufren psicosis ni tienen adicciones. Pero, si están bien tratados, los pacientes con esquizofrenia raramente son agresivos ni cometen crímenes.

Mito 2: La esquizofrenia es intratable

La esquizofrenia es intratable

Hasta el siglo XX, se consideraba que la esquizofrenia no sólo no tenía cura sino que tampoco podía ser tratada. Sin embargo, en las últimas décadas, se han desarrollado distintos tratamientos farmacológicos que cada vez tienen más eficacia para controlar los síntomas “positivos” de la esquizofrenia (delirios de persecución, alucinaciones). También se están ensayando drogas que pueden mejorar los síntomas “negativos” (deterioro cognitivo, falta de motivación, problemas de memoria y para tomar decisiones). 

Se estima que el 25% de los pacientes que tienen un episodio de esquizofrenia se recuperan completamente y no vuelven a padecer ningún síntoma si son correctamente tratados. Es importante que los pacientes mantengan una constante adherencia al tratamiento, que no sólo es farmacológico sino que también incluye rehabilitación e integración ocupacional y social. 

Mito 3: Los esquizofrénicos deben estar encerrados

Mito 3: Los esquizofrénicos deben estar encerrados

Durante siglos, se encerró a las personas que manifestaban delirios en manicomios, en condiciones insalubres semejantes a las cárceles. Hoy se sabe que las personas con esquizofrenia padecen una enfermedad, no “son” esa enfermedad, por lo cual no existen los “esquizofrénicos” sino los pacientes con esquizofrenia. 

Los nuevos medicamentos antipsicóticos tienen muchos menos efectos adversos que los tradicionales y les permiten a los pacientes cultivar una mayor autonomía, ya sea para vivir solos, para estudiar o para trabajar. Sólo durante los episodios agudos de la enfermedad algunos pacientes requieren ser hospitalizados, hasta lograr una estabilización con un tratamiento adecuado y con respeto de sus derechos humanos. Luego, los pacientes pueden volver a sus hogares, bajo supervisión médica, como con cualquier otra enfermedad. 

Mito 4: La esquizofrenia es una enfermedad rara

Mito 4: La esquizofrenia es una enfermedad rara

A diferencia de lo que se cree, la esquizofrenia es una enfermedad frecuente en todos los estratos de la población. En España, se estima que alrededor del 1% de la población la padece, aunque todavía las familias –y también algunos médicos- esconden el diagnóstico, para no padecer discriminación social, perder amigos o el trabajo. 

Mito 5: La esquizofrenia es culpa de una mala crianza

Mito 5: La esquizofrenia es culpa de una mala crianza

Aunque hay factores psicosociales que influyen en la esquizofrenia, se trata de una enfermedad del neurodesarrollo en el que nada tiene que ver la crianza ni las madres. 

El movimiento de la “anti-psiquiatría”, en la década del 70, culpó a las familias de los síntomas que padecían los hijos adolescentes. La psicoanalista alemana Freida Fromm-Reichman también insistió en el estilo de la crianza materna como causa de la esquizofrenia. El psiquiatra norteamericano Thomas Szasz llegó a decir que la esquizofrenia no existe sino que es un síntoma de una sociedad enferma.  

Aunque todavía no se saben las causas de la enfermedad, hoy se han descubierto distintas variantes genéticas y alteraciones en neurotransmisores cerebrales que desestiman esas teorías. Por otra parte, hoy se valora la participación de los familiares a la hora de dar apoyo y sostén a los pacientes con esquizofrenia y reintegrarlos a la vida cotidiana

Mito 6: La esquizofrenia se caracteriza por múltiples personalidades

Mito 6: La esquizofrenia se caracteriza por múltiples personalidades

Películas como “Psicosis” y novelas como “Jekyll y Hyde” popularizaron el mito de que los pacientes con esquizofrenia tienen personalidades múltiples. En verdad, estos casos son extremadamente raros y la idea proviene del psiquiatra suizo Eugene Bleuler, quien estableció el nombre de la enfermedad en base al prefijo griego “schizien” (dividido) y “phren” (mente). Pero en la esquizofrenia, coinciden hoy los psiquiatras, el pensamiento es más bien confuso y se escinde de las emociones, en lugar de generar personalidades distintas o dividir la mente. 

El trastorno disociativo de la identidad caracterizado por personalidades múltiples se considera hoy una enfermedad psiquiátrica diferente a la esquizofrenia. 

Mito 7: Sólo la esquizofrenia produce alucinaciones

Mito 7: Sólo la esquizofrenia produce alucinaciones

Muchos pacientes con esquizofrenia perciben cosas (objetos, ideas, olores o sentimientos) que no son reales o escuchan voces que no están presentes. Pero no todas las personas con esquizofrenia experimentan alucinaciones. Y hay muchas otras enfermedades que también pueden producir alucinaciones, como el Alzheimer, el Parkinson, la epilepsia y ciertos tumores cerebrales. Incluso la migraña puede generar alucinaciones en muchas personas.

Mito 8: Las personas con esquizofrenia no pueden trabajar

Mito 8: Las personas con esquizofrenia no pueden trabajar

Aunque muchos pacientes experimentan desgano y falta de motivación, la esquizofrenia no es en sí misma una enfermedad inevitablemente discapacitante para trabajar. Actualmente, existen programas para rehabilitar distintas capacidades emocionales  y organizar los pensamientos de modo de ayudar a los pacientes a ocupar distintos roles laborales. Algunos pacientes con esquizofrenia tienen altos niveles de inteligencia y creatividad, por lo cual sólo necesitan programas sociales y no ser discriminados para reinsertarse laboralmente después de un brote. 

Según la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, el 80% de los pacientes con esquizofrenia hoy pueden hacer una vida normal. Contar con trabajos protegidos y empleadores conscientes es un desafío en todos los países. 

Referencias bibliográficas:

Fazel S, Gulati G, Linsell L, Geddes JR, Grann M. Schizophrenia and violence: systematic review and meta-analysis. PLoS Med. 2009 Aug;6(8):e1000120. doi: 10.1371/journal.pmed.1000120. 

Fleischman  A, Werbeloff  N, Yoffe  R, Davidson  M, Weiser  M.  Schizophrenia and violent crime: a population-based study.   Psychol Med. 2014;44(14):3051-3057. doi:10.1017/S0033291714000695

National Alliance of Mental Illness. Schizofrenia. https://www.nami.org/About-Mental-Illness/Mental-Health-Conditions/Schizophrenia (consultado julio 2023). 

Sariaslan, A., Leucht, S., Zetterqvist, J., Lichtenstein, P., & Fazel, S. (2022). Associations between individual antipsychotics and the risk of arrests and convictions of violent and other crime: A nationwide within-individual study of 74 925 persons. Psychological Medicine, 52(16), 3792-3800. doi:10.1017/S0033291721000556Tripathi A, Kar SK, Shukla R. Cognitive Deficits in Schizophrenia: Understanding the Biological Correlates and Remediation Strategies. Clin Psychopharmacol Neurosci. 2018 Feb 28;16(1):7-17. doi: 10.9758/cpn.2018.16.1.7