Esclerosis múltiple

¿Cuáles son los 5 primeros síntomas  de la esclerosis múltiple?

Publicado hace 9 meses por Un ensayo para mí

El diagnóstico de la esclerosis múltiple no es fácil. Conoce las señales de alerta que pueden ayudarte a consultar en forma temprana y empezar un tratamiento profesional.

¿Cuáles son los 5 primeros síntomas  de la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central que se desarrolla progresivamente. Se manifiesta generalmente entre los 20 y 40 años pero sus síntomas varían mucho entre persona y persona. Y también cambian de acuerdo con la evolución de la enfermedad. 

Si bien al principio los síntomas pueden presentarse súbitamente, en una especie de ataque agudo, y luego pueden desaparecer por un tiempo de semanas o meses (en lo que se llama “período de remisión”), en otros pacientes la enfermedad progresa sin prisa pero sin pausa, mientras en otros más se desarrolla con rapidez y provoca una discapacidad severa.

Lee también: Diccionario de la esclerosis múltiple: ¿Qué es la desmielinización?

El tratamiento es generalmente más efectivo en etapas tempranas de la enfermedad, por lo que resulta imprescindible obtener un diagnóstico lo más rápido posible.  Más allá de los tests neurológicos (resonancia magnética nuclear, análisis de líquido cefalorraquídeo, potenciales evocados), es fundamental que el paciente detecte las señales de alarma que le da su propio cuerpo.  

Entre los 5 síntomas más tempranos de la esclerosis múltiple, figuran:

  1. Dificultad en la coordinación y el equilibrio postural: frecuentes tropiezos, caídas de objetos, desequilibrio al caminar, mareos, vértigo.
  2. Alteraciones visuales: el nervio óptico es parte del sistema nervioso central, por lo que la visión borrosa o doble puede ser síntoma de la esclerosis múltiple.
  3. Sensaciones inusuales en las extremidades: no es dolor sino más bien pérdida de sensibilidad (mano dormida) o sensación de hormigueo en brazos o piernas. También pueden presentarse en la cara.
  4. Trastornos cognitivos: entre el 30 y el 50% de los pacientes con esclerosis múltiple suelen sufrir problemas de memoria antes que otros síntomas. 
  5. Sensación de torso apretado: los pacientes describen como un “abrazo” o la sensación de tener una faja  alrededor de la cintura o las costillas.

Otros síntomas

Las personas con esclerosis múltiple pueden padecer, además, los siguientes síntomas:

-Fatiga crónica

-Depresión, ansiedad, cambios en la personalidad

-Dificultad para aprender o pensar

– Problemas progresivos para caminar y moverse

-Espasmos musculares, espasticidad, temblores, convulsiones

– Problemas en el habla (disartria) y en la deglución de la comida

-Alteraciones en el tacto, el olfato y el gusto. A veces, audición disminuida.

-Dolor

-Intolerancia al calor

-Incontinencia urinaria, constipación o diarrea

– Disfunción sexual

Es importante subrayar que no todos los pacientes tienen estos síntomas y que no todos los síntomas se presentan al mismo tiempo ni con la misma gravedad. Entre el diagnóstico de esclerosis múltiple  y una silla de ruedas pueden pasar hasta 30 años. 

Síntomas femeninos

La esclerosis múltiple es más frecuente en las mujeres que en los hombres (se enferman 2 a 3 mujeres por cada varón). Aunque no hay certeza de que las hormonas femeninas (estrógenos, básicamente) estén involucradas en la enfermedad, muchas mujeres se quejan de síntomas más severos que los hombres.

En particular, las mujeres parecen sufrir más depresión, ansiedad, debilidad,  cansancio y alteraciones del equilibrio en los días previos a la menstruación. Se ha observado que las píldoras anticonceptivas pueden contrarrestar estos síntomas. Pero la falta de libido y la disminución en las sensaciones genitales son síntomas difíciles de tratar. 

Los síntomas también suelen empeorar durante la menopausia y el aumento de la temperatura corporal que llega con los calores. Después de los 50 años, las pacientes experimentan a veces más problemas para dormir, mayor fatiga, alteraciones cognitivas, incontinencia urinaria o trastornos intestinales. 

También puede interesarte: Vitamina D y esclerosis múltiple: ¿una relación tóxica?

La buena noticia para las mujeres es que, cuando se embarazan, suelen tener un período de remisión de los síntomas. Con todo, el alivio generado por el cambio hormonal y un sistema inmunológico “tolerante” durante el embarazo – un mecanismo natural para que el organismo materno no reaccione defensivamente contra el feto como elemento ajeno-  suele desaparecer después del nacimiento del bebé. Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden regresar en los tres meses posteriores al parto.  

En cualquier caso, ante un reciente diagnóstico de esclerosis múltiple, los tratamientos se enfocan cada vez más en la rehabilitación motriz y en evitar mediante fármacos innovadores  la progresión de la discapacidad para realizar tareas cotidianas. Consultar  a un neurólogo ante los primeros síntomas es clave para obtener un diagnóstico correcto y empezar a transitar el camino para ponerle freno a la esclerosis múltiple. 

Nuevos tratamientos en investigación para retardar los síntomas y controlar la progresión de la esclerosis múltiple

En LATAM se lleva adelante un ensayo clínico con el objetivo de comprobar la eficacia y seguridad del fenebrutinib, un tratamiento que podría retardar los síntomas y controlar la progresión de la esclerosis múltiple. Este estudio médico se realiza en Argentina, México, Colombia, Chile, Brasil y Guatemala.

Pacientes con esclerosis múltiple podrían participar en esta investigación médica sin ningún costo. Para obtener más información, solo debes completar un breve formulario para que podamos ponernos en contacto contigo.

Acceder al formulario